Estímulos para despreocuparnos

Hay tanto de qué preocuparse en el mundo. Hay tanta información que circula por la red y en la prensa. Hay tantas imágenes y tantas historias que a veces uno se olvida de que el mundo es un lugar para ser feliz. Pareciera que el ser humano está aquí para sufrir, preocuparse y estar al pendiente de lo que pasa a su alrededor