Aprender holandés Cultura y sociedad holandesa La vida en Holanda

La reina Máxima de Holanda asegura que «aprender holandés es un trabajo duro que requiere de mucha perseverancia»

El primero de abril de 2021, la reina Máxima de Holanda participó como experta en una conversación digital sobre el proyecto ‘Kletsmaatjes’ (amigos para practicar holandés) de la fundación ‘Het Begint met Taal’. La reina pudo vincular sus propias experiencias con el aprendizaje del holandés con la de los voluntarios que brindan ayuda digital a los recién llegados a Holanda. «Aprender holandés y mantenerse practicándolo», fue lo que Máxima les aconsejó a los recién llegados. Algo que, en su opinión, es una tarea ardua que requiere de trabajo cotidiano.

Ya en 2005, cuando la reina Máxima formó parte del comité PaVEM – Participación de mujeres de grupos étnicos minoritarios – enfatizó la importancia de un buen dominio del idioma. «No se escondan, salgan y trabajen en mejorar su holandés», fue el consejo que les dio a las 240.000 mujeres que formaban parte del comité.

La fundación ‘Het Begint met Taal’, que se estableció en 2008, tiene como objetivo que los 600.000 recién llegados a los Países Bajos se integren a la sociedad aprendiendo y practicando holandés. En tiempos de Coronavirus, se incorporó un nuevo método que consiste en que los recién llegados puedan practicar holandés con nativos a través de conversaciones digitales. Cuando ella comenzaba a practicar holandés, siempre recurría al diccionario Grote Van Dale, pero ahora la digitalización lo ha hecho mucho más fácil para los que están aprendiéndolo. Google Translate está siempre a nuestro alcance si no sabe una palabra, afirmó la reina Máxima.

Durante el encuentro, también aseguró que al principio uno tiene que usar hasta sus «manos y pies» para hacerse entender. Preguntó a los voluntarios y participantes de Kletsmaatjes cómo le hacen ahora que solo se ven en línea y si la atmósfera digital no limitaba mucho su comunicación. Para la estudiante de derecho Floris van Eck, esto no es así ya que las palabras difíciles se pueden enviar por teléfono. Máxima aseguró que leer y escribir una palabra hace que la recordemos mejor. Y es que, en su opinión, aprender holandés es «un trabajo duro» y requiere de mucha perseverancia. Durante el encuentro también quedó claro que ella misma a veces tropezaba con las palabras y la pronunciación, o que no siempre la entendían de inmediato.

Fuente: ANP

A %d blogueros les gusta esto: