Elogio al Padre.

En mi silencio más bello, llena de ternura y amor

nace en mi pensamiento una palabra.

La evoco con flor y letras para que todos la leamos

“PADRE”

Haz de ser el padre de mi vida, gracias,

En mi hay una vendimia de alegría

Siento en mí el tiempo y lo reflejo en mi corazón

es un océano de recuerdos, de un lugar de matices con nombres

Escribo mis recuerdos de los ojos y de mi corazón

A este hombre le doy un elogio especial;

ciudadano, obrero, culto o analfabeto

Líder o empresario

Liberal o innovador

Suave o resistente a los vaivenes de la vida

Idealista o realista a los cambios de la sociedad

A este hombre que es el árbol, un motor de frecuencia espiritual,

es quien entrega vida a la que no la tiene

En él surge la palabra, la frase y el ideal

Adquiere vida nueva y se anida de cariño en el alma de mi ser

De él, sin conocerlo, aprendí la lengua,

Lengua de ideales que se clava en mí como una llama de libertad

una lengua de sabiduría, de ser libre

gozar de su presencia, sin conocerlo

para este placer de vivir

Gracias, padre, mi vida completa es un sentir de la realidad.

Gracias, padre, por haber tenido tu corazón de gracia y romance 

Me lo llenaste de juegos e ideales

Me llenaste de letras todas bellas y nostálgicas de una vida

encendida en los horizontes plegados de plenitud y fuerza social

Pienso en una vida, recuerdo tu vida, tu imagen y tu suerte

Necesario en los momentos que  lo requieren

Ese hombre es mi padre

Sufrido en los campos

Sufrido en los desiertos, donde esconde su llanto de desolación

En la selva se levanta como un tronco

Y en esos momentos de desolación busco la luz de la verdad

Desperté en la aurora de un sueño profundo,

vi su rostro, lo mire como la mirada que se gravo en mi   sueño, padre

Late mi corazón al padre de mi vida

y en ese recorrido de la vida, florece en mi

mis pensamientos que se encienden en el amanecer

mis pensamientos que se apagan en el anochecer

Recuerdos y caricias me dan mis manitas tiernas

          donde han de llorar en tus manos, dando caricia

encendiendo tu emoción, en la alegría o quimeras que no  volverán.

          Tu sonrisa, tu ideal sigue en mí como galardón

          Escucho en mi, su poema de libertad y paz

se grabó siempre, reconforta, da fundamento de  gratificación

         Ahora es mi poema de libertad y paz

         Es un poema de un poeta soñador, gracias padre

         que va en búsqueda y que se une a ti

         es una exigencia de mi ser, de lucidez y sobre todo es

 el océano de mis recuerdos, vibrante, fecundo y rico de       creatividad.

Por Ruth Iturriaga de Segall

 

 

 

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s